Anecdotas – Mis profes

Al igual que todos los que han sido tan afortunados de estudiar algo yo también tuve profes de todo tipo. El barco, el menso, el carrilla, el pelado, el grosero, el coqueto, el inteligente, el interesante, el galán que ni se daba cuenta que era el galán, el que se creía galan, el que se creia adolescente y se juntaba con los alumnos creyendo que a ellos les interesaba que el era “cool” cuando solo estaban quedando bien, el que contaba los chistes malos pero uno mejor se reía, el neuras, etc, etc, etc.

De todos ellos también se encontraba el que te deja un excelente recuerdo. Pero hoy .. hoy  me acorde mucho de mi profesor de Fisica I de la Universidad.

El pobrecito ha de haber tenido menos años de los que tengo yo hoy, es decir no había llegado a la etapa de los “tas”. Era un recién graduado de una maestria en fisica de algo. Venía de otra ciudad, no había encontrado trabajo en su área y fue a dar a mi escuela, a darme clases a mi.. Pobre diablo.

Desde el inicio quedo medido. Penoso, no volteaba a vernos, se veia los pies mientras hablaba, su lenguaje corporal decia a gritos: “les tengo miedo” . Y así como los niños en el kinder “huelen” el miedo de sus maestros y exponentes.. los universitarios lo olemos y nos alimentamos en exceso para soltar una carrilla total. Al menos así en varios lugares de México, se que en otros lados los universitarios ya son adultos reales que respetan hasta lo mas acarrillable del planeta, pero yo.. yo no era, y creo que desgraciadamente no soy así. Soy y seré una imprudente toda mi vida. Demasiado directa y sarcastica cuando alguién abra la puerta o pide mi opinión y a veces sin que me la pidan.

Este pobre hombre ponía el examen y ante su miedo por decirnos que no hablaramos entre nosotros se ponía audifonos y nos daba la espalda. Viendo a la ventana. Sus clases eran malísimas, se hacia bolas el solo en el pizarron cuando trataba de explicar alguna formula. Se que sabía, pero también se que era una de esas personas que al exponer todo se le revolvia en el cerebro. Pobre.

Después de su 1er examen todo mundo saco 100/100 y el se puso a poner 90 y 80 al azar diciendo y argumentando que “no todos podían sacar 100, que era sospechoso” cuando todos nos quejamos el dijo : ” este ni siquiera es un examen a nivel universitario” a lo que le dije yo” “pero usted es el maestro y fue el examen que nos puso y todos nos sacamos 100 de que se queja” se puso tan pero tan nervioso y yo la verdad es fecha que me da pena aceptarlo me porte muy grosera. Le dije muchas cosas entre ellas que era muy pero muy mal maestro y que mejor yo me iba a leer los libros y preguntarle a mi hermano por que el, como maestro, era mejor que el pobre tipo.. no no.. pobrecito , si a mi un alumno me decia eso lo expulsaba, lo sacaba, lo mandaba a volar o lo reprobaba cada semestre. Este hombre me agarro miedo. Muchisimo miedo.

Cuando presente el final cometi 1 error en un problema, y el me dijo. ” oh..segura que me lo quieres entregar? no quieres checar que te falto algo en el problema 3?” y ya fui a corregirlo y se lo entregue. A el le daba mucho miedo que yo saliera mal, no fuer ale fuera a decir de tonterias de nuevo.

Pobre hombre, la verdad .. si algun dia lo veo, si es que lo reconozco .. le pedire disculpas. Pero la verdad era de esas personas que ni su cara se te graba..demasiado, pero demasiado introvertido. Al siguiente semestre ya se había regresado a su ciudad….

De todos mis maestros de la Uni.. acarrille a muchos pero ellos me acarillaban de regreso, era como un “el que se lleva se aguanta” pero este pobre ni se llevaba y si aguanto.. o mas bien  no aguanto. Pobrecito.. de ahi que se que no soy tan buena persona.

Por cierto.. su clase era la previa al entrenamiento de basquet, asi que sin variar llegaba yo en shorts y tennis.. le daba mas pena voltearme a ver. Er ala única mujer del salón, algo que se volvio muy clasico los primeros 4 semestres.

Pero mis siguientes maestros de fisica… se desquitaron por el. Aunque no precisamente por el.. si no por que fueron alumnos TODOS de un familiar mio y me trataban como si yo fuera tan genio como fue el.. nada que ver. ( si compartir genes a veces no es ocmpartir cerebros caray!)

Anuncios
Etiquetas: ,

4 comentarios to “Anecdotas – Mis profes”

  1. Mmmm..Como que el maestro era un buenazo; invertido y penoso, pero buenazo. Ahí tienes de evidencia que te sugirió corregir el dato ese con el problema, y no creo que fuera porque tuviera miedo a ponerse de tu lado malo. Quizá reconocía que eras una chica brillante y sólo quería echarte una mano.

  2. creeme la mirada del pobre lo decia todo, le temblo la mano cuando me regreso el examen. En serio fui muy maldita con el pobre. Otro en su lugar ni me hubiera dejado pasar la materia jamas. Asi de sangrona me porte.

  3. la clasica GANDALLA………

    sho siempre respete hasta el mas wey de los maestros……. ps si…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: